Vieja escuela montañera…

Sin bastones, las piernas como únicos cimientos, las rodillas todavía intactas, los pulmones inmensos como los paisajes, los pies ya puños contra las piedras, ensamblaje perfecto de juventud y madurez.
La ropa nada técnica, un pantalón corto, una camiseta de propaganda, un chubasquero canguro, las botas aún sin gore-tex, la mochila una cualquiera, una gorra de la Caja de Ahorros. Un mapa de editorial Alpina, un cantimplora forrada de gamuza verde, un bocadillo de tortilla, por si acaso tal vez también una lata de sardinas o un poco de embutido, algo de fruta, chocolate y frutos secos.
La vista despejada, ojos con retinas limpias. Unos prismáticos bastante pesados. Los hitos señalando la ruta. El saludo a quien encontraras. Una foto todos juntos. Dame la dirección, que llevo libreta y boli, y te enviaré una copia por correo. No, no me pagues nada, faltaría más.
Excursiones aquéllas, cuando aún eran nuevos muchos nombres de montañas.

Fuente: www.facebook.com

Países que no celebran hoy Año Nuevo…

China

China tiene de las culturas mas cimentadas y es por ello que este país, celebra su año nuevo en la famosa tradicional fiesta de la primavera. puesto que su tradición se basa en el calendario lunisolar. Esta celebración comienza en el primer día del primer mes lunar y termina el día quince, cuando se celebra el festival de los faroles. En estas grandes épocas para los chinos, se dedican a limpiar sus malas vibras empezando con sus propias casas, deshaciéndose de todo lo malo o lo que ya no utilizaran en el siguiente año, y haciendo grandes decoraciones para poder pasar un gran año nuevo.

Arabia Saudita

En Arabia Saudita tienen prohibido cualquier tipo de celebración de año nuevo por un dictamen supremo de los Ulemas. Tanto que en las calles los policías y personas de gobierno tienen el derecho de albergar cualquier tipo de articulo referente al año nuevo así como poder meter multas. No solo para la gente que vive ahí si no también para los turistas.

India

En India se conoce que tenían alrededor de 30 calendarios diferentes por todas las culturas y religiones, y por lo cual no tenían una fecha preestablecida para año nuevo, hasta que el gobierno decidió poner fin a ello y y establecieron una fecha oficial para esta festividad conocida como Diwali. Por esto mismo, decidieron que la celebración se lleva el día 22 de marzo considerando el calendario nacional con el que actualmente se están rigiendo (el calendario lunar hindú).

Irán

Para este país, es igual que las otras mencionadas, que se rigen con su propio calendario y ellos hacen su inicio de año nuevo en el primer día de la primavera con el día de Nouruz, que significa Nuevo Día. Esta festividad se da entre los días finales del mes de marzo. Esto viene de la cultura de los persas así mismo otros países cercanos y que fueron conquistados por persas, adoptaron esta misma cultura y fecha de celebración.

Israel

En Israel tienen algo muy peculiar, el festejarlo por Septiembre y Octubre, ya que consideran que es considerado como el mes en que Dios creo al mundo, rigiéndose a partir del mes hebreo de Tishrei. Esta festividad de Año Nuevo por los judíos es conocida como Rosh Hashanah el cual da inicio en las fechas de 10 días conocido como los Días de Reflexión. Que culmina con el Yom Kippur el Día del Perdón en la fecha del 4 de Octubre.

¡Y mucho más…!

Fuente: www.tufieston.com

Termómetros de máxima y mínima…

Son un par de termómetros colocados 30 cm por encima de la base de la garita meteorológica. Se basan en la propiedad física de la expansión de un líquido en un tubo de vidrio:
El termómetro de máxima se instala por encima del de mínima, con el bulbo del mercurio en posición ligeramente inferior que el otro extremo del termómetro, haciendo un ángulo de 2º con el horizonte; esta ligera inclinación impedirá que la columna de mercurio se deslice hacia el fondo del capilar, lo que puede ocurrir como consecuencia de vibraciones, como por ejemplo cuando el instrumento se vuelve a colocar en su sitio después de una lectura.
El termómetro de máxima consta de un termómetro ordinario de mercurio, cuyo tubo tiene interiormente cerca del depósito una estrangulación: cuando la temperatura sube, la dilatación de todo el mercurio del depósito empuja con suficiente fuerza para vencer la resistencia opuesta por la estrangulación; en cambio, cuando la temperatura baja y la masa de mercurio se contrae, la columna se rompe, quedando, por consiguiente, su extremo libre en la posición más avanzada que haya ocupado durante todo el intervalo. El mercurio no puede ser empleado como líquido termométrico más que para temperaturas superiores a los -36,0ºC, pues su punto de congelación está justamente por debajo de ésta temperatura.
El termómetro de mínima es de alcohol y lleva en su interior un índice de esmalte, de color oscuro, muy ligero, con dos protuberancias en forma de pesas de gimnasio, sumergido en el líquido. Cuando la temperatura sube, el alcohol se desplaza fácilmente entre las paredes del tubo y el índice, pero no emerge debido a la tensión superficial, y éste no se mueve; en cambio, cuando la temperatura baja, el alcohol arrastra en su movimiento de retroceso dicho índice porque éste encuentra una resistencia muy grande a salir del líquido. La posición del índice indica, por tanto, la temperatura más baja alcanzada.
Fuentes:

Desastre de Bhopal…

El desastre de Bhopal, ocurrido el 3 de diciembre de 1984 en la región de Bhopal (India), se originó al producirse una fuga de isocianato de metilo en una fábrica de plaguicidas.

El accidente se produjo al no tomarse las debidas precauciones durante las tareas de limpieza y mantenimiento de la planta, lo que hizo que el agua a presión utilizada, cristales de cloruro sódico, restos metálicos y otras impurezas que la misma arrastraba, entrasen en contacto con el gas almacenado, iniciando una reacción exotérmica que provocó la apertura por sobrepresión de las válvulas de seguridad de los tanques y con ello la liberación a la atmósfera del gas tóxico; con el agravante de que el sistema de refrigeración de los tanques y el catalizador de gases previo a la salida a la atmósfera, se habían desactivado por ahorro de costes.

Al entrar en contacto con la atmósfera, el compuesto liberado comenzó a descomponerse en varios gases muy tóxicos (fosgeno, metilamina, soda cáustica y especialmente ácido cianhídrico, también conocido como ácido prúsico o cianuro de hidrógeno) que formaron una nube letal que, al ser más densos los gases que la formaban que el aire atmosférico, recorrió a ras de suelo toda la ciudad. Miles de personas y seres vivos murieron de forma casi inmediata asfixiadas por la nube tóxica.

Se estima que entre 6.000 y 8.000 personas murieron en la primera semana tras el escape tóxico y al menos otras 12.000 fallecieron posteriormente como consecuencia directa de la catástrofe, que afectó a más de 600.000 personas, 150.000 de las cuales sufrieron graves secuelas.

En recuerdo de esta tragedia, se conmemora en todo el mundo cada 3 de diciembre el Día Mundial del No Uso de Plaguicidas.

Fuente: https://es.wikipedia.org

 

La acusación como prueba…

La presunción de inocencia y el principio in dubio pro reo no son lo mismo, aunque se originen en un mismo principio. Presumimos que la simple acusación no es prueba y, además, si tras la práctica de las pruebas dudamos entre dar por probado el delito o no, consideramos que la única solución admisible es la no culpabilidad.

Cuando la única prueba del delito es la declaración de la víctima nos encontramos muy cerca de la expresión misma de la presunción de inocencia. Voy a repetirlo: que alguien nos acuse de haber hecho algo no debería, por sí solo, admitirse como prueba de ese hecho.

Sin embargo, la práctica judicial encontró un asidero al que agarramos para evitar la impunidad en aquellos casos de delitos cometidos en circunstancias en las que es especialmente difícil que existan pruebas objetivas. Antes de entrar en esto, recuerden que la presunción de inocencia y el principio in dubio pro reo tienen efectos colaterales: algunos o muchos hijos de puta van a librarse de ser castigados. Pese a esto, tras siglos de discusiones y, sobre todo, tras las devastadoras consecuencias de la arbitrariedad de los poderes estatales con esos ejemplos históricos de persecución por razones políticas, sociales, raciales, sexuales, con el uso instrumental de los tribunales de justicia e incluso las fuerzas del orden —piensen en la tortura, por ejemplo, o en cualquier otro castigo degradante—, las sociedades fueron desembocando en un acuerdo doloroso: hay que extremar las precauciones, aunque esto suponga la impunidad en ocasiones. Porque lo contrario es peor.

Vuelvo al asidero. Los tribunales nos dijeron que el simple testimonio valdría como prueba de cargo, pese a parecerse tanto a una derogación de la presunción de inocencia, cuando ese testimonio reuniese unas condiciones extremadamente potentes. Llámenme pesado, pero vuelvo a esto: la debilidad de la declaración de la víctima como única prueba de cargo se compensa por la fortaleza intrínseca que ha de reunir ese testimonio.

Así, se exigía que la declaración careciera de «incredibilidad subjetiva». Lo traduzco: que por cómo es la víctima y por sus relaciones con el acusado podamos pensar que no hay razones para que mienta. Imaginemos que alguien es un mentiroso patológico, está como un cencerro o que odia al acusado o tiene algo que ganar acusando en falso, como casos típicos.

Se exigía, además, verosimilitud. Esto es fácil: que el hecho pueda haber sucedido como se describe. Que no sea absurdo, ilógico o poco creíble. A menudo se adorna con la exigencia de alguna corroboración periférica de esa posibilidad, pero esto no es absolutamente imprescindible.

Finalmente, considerando que la única prueba es precisamente el testimonio, se pide que sea persistente. Que se mantenga esencialmente, que la víctima no se contradiga, y que no haya «agujeros» por los que se cuele algún tipo de ambigüedad o manifestación dubitativa sobre el núcleo de la conducta delictiva.

Cuando uno cualquiera de estos requisitos no concurre deja de haber prueba de cargo suficiente y hay que aplicar, al menos, el principio in dubio pro reo y absolver. No se trata de que los jueces crean o no a la víctima. Los jueces, en España, tienen que motivar su decisión. Tienen que explicar por qué condenan, y hacerlo sometiéndose a esos principios y límites. Puede que un juez, en su fuero interno, esté convencido de que alguien ha cometido un delito y que la víctima dice la verdad, pero si la única prueba que concurre es esa declaración de la víctima y esa prueba no pasa ese triple filtro, no debe condenar.

Fuente: https://tsevanrabtan.wordpress.com

Viajar…

«Viajar es librarse de todas las ideas, de todos los prejuicios que la sociedad nos mete dentro desde que nacemos…pero que no sirven para nada, que no contribuyen para nada a nuestra felicidad. Es librarse de todas esas ideas, de las invenciones y fantasías de una cultura en una sociedad concreta. Me refiero a ideas como…el dinero…o las posesiones…o Dios…o el amor monogámico…o la buena educación. Todas esas ideas que parecen muy reales para la gente que está en una sociedad concreta; parecen verdades tan reales como el suelo, pero que en verdad son sólo fantasías de una cultura.»

Albert Casals

Polo de inaccesibilidad…

Un polo de inaccesibilidad (PIA) es un lugar que ofrece una máxima distancia o dificultad de acceso. Generalmente el término se usa como el lugar sobre la superficie de un continente o un océano que está a mayor distancia de la línea de costa, entendiendo como costa la de los océanos o mares conectados con el océano abierto:

  • El polo de inaccesibilidad de Eurasia es el lugar más alejado del mar en la superficie de la Tierra y tiene dos posibles localizaciones, como consecuencia de la indefinición de la línea de costa en la desembocadura del río Ganges. Estos dos lugares son denominados EPIA1 y EPIA2 y ambos se encuentran en la provincia de Sinkiang, China, a más de 2500 kilómetros del mar. El estado más alejado del mar es Kirguistán, en Asia central.

 

  • El polo de inaccesibilidad del Pacífico es el lugar del océano más alejado de cualquier tierra firme y se encuentra en el sur del océano Pacífico, a 2688 kilómetros de la Antártida y varias pequeñas islas oceánicas. El fondo del océano situado en dicho punto se encuentra a unos 3700 m de profundidad. Es también conocido como punto Nemo y coincide con el lugar más alejado de la línea de costa, puesto que supera en distancia al polo de inaccesibilidad de Eurasia.

Sabiendo que la Estación Espacial Internacional está en órbita entre 330 y 410 km sobre la superficie de la Tierra (distancia significativamente menor que la del punto Nemo y la primera tierra habitada), y que pocas rutas marítimas pasan por esta zona del Pacífico, los humanos que pasan lo más cerca del polo de inaccesibilidad es probable que sean los astronautas en misión en la ISS.

Educación concertada…

Como cada vez que uso el transporte público urbano suele tocarme de compañera gente de pocos recursos y bajo nivel social, a veces extranjeros, que hacen que mi trayecto no me resulte lo cómodo que podría esperarme, voy a proponerle a mi alcalde que suprima alguna línea actual y en su lugar cree otra que, para el mismo trayecto, cueste algo más cara, lo suficiente como para que esa gente siga usando la línea antigua y en la nueva sólo vayamos los que disponemos de más medios. Total, a ellos les dará igual tenerme o no de compañero y yo, desde luego, iré más cómodo así. ¿Que soy un egoísta? ¿Que mis argumentos son despreciables? ¿Que ninguna Administración pública será tan irresponsable como para hacerme el juego? ¡Qué va! Cambiemos “transporte” por “educación” y… ¡ahí está!: ¿o qué es, si no, la enseñanza concertada?

Fuente: https://elpais.com

Neumáticos negros…

Hay cosas que damos por sentadas, como que los coches tienen cuatro ruedas o que las ruedas de los coches siempre han sido negras…

El caucho natural, material con el que se elaboran los neumáticos, está más cerca de un tono blanquecino que del color negro. Algunos automóviles primigenios lucían un color más claro y de hecho, los fabricantes tempranos de llantas también a menudo agregaron óxido de zinc a su caucho natural como una forma de fortalecer el material, dando como resultado llantas blancas. Así, en algunos museos de coches históricos podemos seguir encontrando neumáticos blancos.

No fue hasta 1917 cuando se introdujo el siguiente gran avance en la historia de los neumáticos con la incorporación del negro de carbón. La Primera Guerra Mundial llevó a una escasez de óxido de zinc, ya que este se necesitaba para hacer municiones. Fue entonces cuando el negro de humo se convirtió en el material de refuerzo de las compañías de neumáticos. Al principio, las compañías decidieron tratar de limitar los costes de producción agregando solo negro de carbón a las bandas de rodadura, creando el neumático de pared blanca con bandas oscuras.

Este material es un polvo fino que se consigue como resultado de la combustión incompleta de derivados del petróleo. El negro carbón se utilizaba tradicionalmente como un pigmento y más recientemente en la historia es uno de los componentes principales del tóner para impresoras y materiales con capacidad para absorber las señales de radar. Se trata de una forma de carbono amorfo con una relación superficie-volumen extremadamente alta y está considerado uno de los primeros nanomateriales extendidos en la industria.

Al añadir el negro de carbón al caucho y al resto de elementos necesarios para el proceso de elaboración de un neumático las propiedades de las ruedas resultantes son notablemente superiores. La resistencia a la abrasión y al desgaste se multiplicaron por 10 con respecto a los neumáticos de principios de siglo, mejorando el agarre ya que este pigmento ayuda a repartir la temperatura de trabajo por todo el neumático.

También bloquea los dañinos rayos UV que pueden causar que el caucho se agriete. En el reparto de ingredientes el negro de carbón cobra entre un 25 y un 30% del protagonismo. De ahí el característico color negro.

Fuentes:

La danza de Venus…

El video muestra 8 años de la órbita de Venus o cinco ciclos sinódicos, esto es igual a 584 días, que son los días que tarda Venus en alinearse con el Sol con respecto a la Tierra, en una conjunción inferior (esto sería equivalente a un eclipse si estuviéramos hablando de la Luna). «Sínodo» significa «encuentro», estos son los cinco puntos de encuentro en un período de 8 años en los que Venus se interpone, por así decirlo, entre el Sol y la Tierra. Existe una asombrosa relación matemática en esto, dado que ocho órbitas de la Tierra coinciden de manera casi exactamente con 13 de Venus, formando una proporción 5:8. Esto también es conocido como «resonancia sinódica». Venus tarda 224.7 días en dar una vuelta al Sol.

El ciclo completo de los 584 días hace que Venus pase 263 días como estrella de la mañana, 50 días ausente («bajo los rayos del Sol»), 263 como estrella de la tarde y 8 días ausente. En 8 años Venus y el Sol entran en conjunción 10 veces, pero son las cinco conjunciones inferiores (los puntos más cercanos a la Tierra, en la parte interior de la órbita) las que marcan el ciclo sinódico y dibujan los vértices de esta rosa cósmica que también puede ser representada como un pentagrama ya que los vértices de estas conjunciones tienen la misma relación geométrica.

Fuente: https://pijamasurf.com

Allanamiento vs okupación…

Hoy hemos leído un artículo en la prensa que relata que una señora se marchó de su vivienda unos días para cuidar de su hermana enferma y que, cuando regresó, unos okupas estaban residiendo en su casa. La pieza periodística lamentaba lo indefensa que le había dejado la Ley, que protegía antes a los ocupantes que a la anciana, la cual se había visto forzada a ir a vivir a casa de unos familiares. La noticia, además, terminaba diciendo que si la señora hubiera mentido a la policía, diciendo que solo llevaba unas horas fuera en vez de unos días, la denuncia se habría tramitado como un allanamiento en vez de una usurpación.

Nada más lejos. El artículo incurre en un importante error, socialmente muy extendido, que informa sobre una supuesta impunidad okupa y que parece que si te vas unos días de puente te pueden ocupar la casa sin que puedas hacer nada al respecto. Esto no es así, por una sencilla razón: la okupación (regulada jurídicamente como «delito de usurpación») no es lo mismo que el allanamiento de morada.

Los delitos de allanamiento y de usurpación son tipos penales distintos, que afectan a bienes jurídicos diferentes y que comportan penas radicalmente opuestas. Su comisión no depende de si alguien está unas horas o unos días fuera de casa cuando alguien accede a su vivienda, sino de la naturaleza del inmueble en el que se ha entrado: si se trata de tu morada, de tu lugar de residencia, estamos ante un allanamiento. Si estamos ante un inmueble en desuso, de una usurpación.

El delito de allanamiento de morada

Existen distintos tipos de allanamiento, como el de morada (entrar en una vivienda) o el de domicilio de persona jurídica (entrar en un local o comercio fuera de las horas de apertura al público).

El delito de allanamiento de morada se regula en el artículo 202.1 del Código Penal (CP), que establece que «el particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años«.

Téngase en cuenta que el tipo penal habla de «morada» y de «morador». La RAE define la morada como «lugar donde se habita«. Es decir, se requiere que el inmueble allanado sea el lugar de residencia de alguien, y que ese alguien no haya prestado su consentimiento a que accedan al interior de su casa.

El artículo 202.2 CP añade que «si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses«. En otras palabras, con violencia o intimidación, la pena sube.

En los casos de allanamiento, el bien jurídico protegido es el derecho a la vivienda y a la intimidad del hogar. Yo no quiero que una tercera persona esté en mi casa, mi espacio de intimidad, con mis cosas. Por ello, se puede actuar en el momento para expulsarla de la morada y que se tramite el preceptivo procedimiento penal.

El delito de usurpación

Caso distinto es el de la okupación, conocido como delito de usurpación. Se regula en el artículo 245.2 CP y su definición es muy clara: «El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses«.

La propia definición lo dice: no puede constituir morada. Si constituye morada, estamos ante un allanamiento, la policía puede actuar para desalojar a quien está en el interior de la vivienda y las penas previstas son de prisión. En cambio, si se ocupa un inmueble que NO constituye morada, el desalojo sólo se podrá ejecutar con la preceptiva orden judicial y la pena prevista será de multa.

El bien jurídico protegido en el delito de usurpación no es la intimidad del hogar (porque el bien ocupado no es una morada), sino el derecho a la propiedad.

Quien ha entrado a ocupar un edificio que no era la residencia de nadie, se constituye (por vías extralegales) en el nuevo morador de la vivienda, y sólo podrá ser expulsado con una orden judicial, sin perjuicio de que luego pueda responder de los daños y perjuicios causados.

La pobre señora del artículo ha sido perjudicada por una mala tramitación de su caso por parte de la policía y/o de los juzgados, pero no es víctima de un delito de usurpación.

Fuente: https://red-juridica.com

¿Son los ricos malas personas?

Businessman fixing his suit.

Hay un artículo académico curioso que lleva una temporada dando tumbos por la blogosfera americana intentando discernir si hay relación entre moralidad y nivel de riqueza. El punto de partida son varios experimentos de laboratorio (sí, ya sé, un montón de problemas metodológicos asociados) así como un estudio de observación empírica bastante ingenioso aunque un poco extraño. Los resultados son como mínimo curiosos, aunque no estoy del todo seguro que podamos sacar demasiadas conclusiones.

Primero, en una intersección de tráfico transitada, se mide el comportamiento de los conductores y su tendencia a conducir de forma agresiva y a respetar preferencia de paso. El estudio distingue entre coches caros (BMW, Mercedes, Cadillac, etcétera), presumiblemente conducidos por gente rica, y coches baratos, se supone con conductores con menos renta. Tras analizar los datos, los investigadores llegan a la conclusión que todo el mundo que ha conducido un coche pequeñito sabe de sobras: la gente con coches caros creen que son los reyes de la carretera. En fin, nada demasiado sorprendente.

Los estudios interesantes, sin embargo, son las pruebas de laboratorio. En la primera se les da a los participantes un texto que describe a alguien haciendo algo de forma deshonesta para ganar cierta ventaja, y después se les pregunta si creen que harían algo parecido. La gente con más ingresos, de forma casi invariable, decía que sí, que harían algo parecido; el resto de participantes sin embargo tendían a oponerse. En el segundo experimento, se les hacía una pequeña encuesta a los participantes, y se les decía que podían coger unos cuantos caramelos en la salida de un cesto, aunque se les comentaba que eran para los niños de una actividad posterior. Los ricos, de forma invariable, se llevaban más caramelos.

También como parte de estos experimentos se creó un pequeño juego de negociación simulada. A los participantes se les decía que tenían que negociar el salario de un contrato con otra persona, aunque la plaza ofrecida era temporal. Los participantes ricos eran mucho más propensos a mentir sobre la estabilidad del trabajo ofrecido que el resto, si con ello conseguían que la otra persona aceptara un salario menor. También crearon un pequeño experimento dando la oportunidad a los participantes de hacer trampas. Los participantes lanzaban cinco dados en un ordenador, y se les decía que como mayor fuera el resultado, más probabilidades tenían de ganar un premio. Aunque el resultado en la tirada era para todo el mundo el mismo (12), los participantes de renta alta eran muchísimo más propensos a decir que habían sacado una tirada mayor. Para acabar, se creó una encuesta con preguntas con sesgo sobre avaricia, para ver si las respuestas seguían siendo distintas. De nuevo la gente con más dinero eran más propensos a responder en favor de su propio interés.

Obviamente es un estudio con varios experimentos no necesariamente demasiado significativos, así que es complicado decir hasta que punto los resultados son viables. Los números cuadran, pero es difícil decir si son replicables, o si el comportamiento observado está midiendo egoismo o simple racionalidad instrumental. Aún así, es fascinante pararse a pensar sobre si este estudio, de ser cierto, indica cierta realidad sociológica o de actitudes entre la gente de renta alta en la región de Estados Unidos donde se hizo el estudio («soy rico y estoy por encima del bien y del mal») o incluye una cierta causalidad de forma implícita. Es decir, un persona no se convierte en un cabrón desalmado cuando conduce un BMW, sino que ser un cabrón desalmado hace que sea más probable que ganes suficiente dinero para comprarte un BMW. Si uno quiere ser alguien en la vida no basta con ser brillante, también tiene que ser un poco más egoísta que la media.

Cosa que me lleva al siguiente punto: ¿no es eso una obviedad? La gente más competitiva es obviamente un poco más egoísta. Es cosa de pura racionalidad instrumental. Es un artículo curioso, y el diseño de investigación es como mínimo intrigante, pero no sé si podemos sacar demasiadas conclusiones. ¿Opiniones?

Ampliación: ¿Por qué los ricos son insensibles y poco empáticos?

Fuente: https://politikon.es