Raiden.tk

El conocimiento nos hace libres…

El ‘pizzo’…

El pizzo’ el impuesto de los clanes a los comerciantes, es la base histórica de la economía mafiosa y un abuso asumido, hasta que por primera vez alguien se ha rebelado en Palermo.

La película que se conoce sobre la Mafia es de 1906, muda, 10 minutos, se encuentra por Internet. Se llama The Black Hand, la mano negra, y verla es como observar por el microscopio la célula primigenia de un virus muy antiguo. La acción transcurre en Nueva York, donde se movían las primeras bandas mafiosas de inmigrantes italianos, que empezaban por lo mínimo en la escala del parásito: vivir de los demás mediante la extorsión. La víctima es un carnicero, también italiano, a quien sus despiadados compatriotas piden dinero con la amenaza de secuestrar a su hija. Cumplen lo anunciado, el hombre no paga, avisa a la policía y al final –¡atención, spoiler!–  todo acaba bien, salvan a la niña y arrestan a los malos. Hoy, 111 años después, en Sicilia las cosas siguen funcionando más o menos igual. Para la Mafia el pizzo, el impuesto que exigen a los comerciantes por su protección, es aún la base de la economía doméstica de los clanes. Basada en una cínica paradoja: “Págueme, que yo le protejo de mí mismo, de lo contrario no le puedo garantizar que no le queme el garito”. De toda la vida todos pagan y callan, es una técnica que se asienta en la intimidación personal, puerta a puerta. Siempre fue así, hasta que los mafiosos toparon con Libero Grassi.

Libero Grassi era un fabricante de pijamas de Palermo. Se llamaba Libero, libre, porque sus padres eran antifascistas y en 1924 le bautizaron así, como desafío. Nunca hubo mejor nombre ni más inspirado para quien un 10 de enero de 1991, justo hace ahora 26 años, publicó la siguiente carta en el Giornale di Sicilia: “Quería advertir a nuestro ignoto extorsionador que se ahorre las llamadas de tono amenazador y los gastos para la compra de mechas, bombas y proyectiles, porque no estamos dispuestos a dar contribuciones y nos hemos puesto bajo la protección de la policía”. Le habían pedido el pizzo y había dicho que no, pero es que encima lo contó en el periódico. Pasaron tres cosas: de inmediato se hizo famoso, casi enseguida se quedó solo y le asesinaron ocho meses después, el 29 de agosto.

“¿Pero está usted loco? ¡En Gela, por ejemplo, el 90% de los comerciantes paga el pizzo!”, le preguntaba asombrado el presentador de un programa de televisión. Al ver aquellas imágenes hoy, que también se encuentran por Internet, es imposible no conmoverse ante la entereza de uno de esos héroes cívicos italianos que salvan un país entero. El mismo presidente de la patronal siciliana le abroncó porque “los trapos sucios se lavan en casa” e incluso un juez de Catania absolvió en esas fechas a unos empresarios acusados de ceder a la extorsión, porque consideró que no era delito pagar por la “protección” de un capo mafioso. Si todo el mundo hiciera como Grassi, argumentó, miles de empresas sicilianas tendrían que cerrar. Este era el panorama, y no hace tanto. “No estoy loco”, replicó el humilde fabricante de pijamas, “no me gusta pagar porque es una renuncia a mi dignidad”. A veces no hacen falta tantas explicaciones para que las cosas estén claras.

El asesinato de Libero Grassi volvió a colocar el terror en su sitio y la vida siguió como siempre. Trece años después, en 2004, su viuda se sorprendió al ver unas pegatinas por las paredes de Palermo: “Un pueblo que paga el pizzo es un pueblo sin dignidad”. Fue muy comentado en la ciudad, y cuando le llamaron los periodistas dijo que no tenía ni idea de quién había sido, pero que si eran jóvenes los adoptaría como nietos suyos y de su difunto marido. Al día siguiente se presentaron en su casa un grupo de chavales y así nació Addiopizzo, una asociación contra el impuesto mafioso. Desde entonces, si uno va a Palermo y ve una tienda que exhibe su logo en la puerta, sabe que allí plantan cara a los mafiosos. Ya son más de 1.000. Pero aun así seguía siendo un desafío individual, de gente que se juega el tipo por su cuenta. Hasta que el pasado mes de mayo pasó algo insólito en el bullicioso mercado de Ballarò, uno de los más antiguos de Palermo. Fue noticia nacional: 10 tenderos en bloque denunciaron a los mafiosos que los extorsionaban, que fueron detenidos. Nunca en más de un siglo de historia de la Mafia se había producido una denuncia colectiva contra los matones del pizzo, nunca un grupo de comerciantes sicilianos se había rebelado ante los capos… y, de hecho, sigue sin ocurrir. Porque quien se resistió al pizzo fue un puñado de bengalíes, los inmigrantes de Bangladés del mercadillo del barrio.

Los bengalíes, hartos de chulos con pistola que entraban en sus tiendas y metían la mano en la caja, dieron una lección a los vecinos, atemorizados desde hace generaciones por una costumbre heredada, por el estado natural de las cosas. Fueron detenidos 10 mafiosos de la familia Rubino, entre ellos los cuatro hermanos con este apellido, cabezas del clan. Todos eran jóvenes, de veintitantos años, siguiendo la tradición. Pero lo que animó a los bengalíes a dar el paso fue lo que hizo antes un solo hombre. Se llama Yusupha Susso, tenía 22 años y es de Gambia. Se enfrentó a los abusos de la banda y uno de los capos le pegó un tiro en la cabeza. Sobrevivió.

El pasado 29 de agosto, como cada año, Davide y Alice, los hijos de Libero Grassi, rindieron homenaje a su padre y le recordaron con una pintada en el muro de debajo de su casa, donde le mataron. Escriben siempre la misma frase en la pared porque se han negado a que las autoridades coloquen una lápida. Dice así:

“Aquí fue asesinado Libero Grassi. Empresario, hombre valiente, asesinado por la Mafia, por la omertá de la asociación de industriales, por la indiferencia de los partidos, por la ausencia del Estado”.

Los familiares de Libero Grassi no quieren palmaditas en la espalda de las instituciones, ni de los despachos de Palermo. Pero esta vez quisieron a su lado a los 10 tenderos bengalíes.

Fuente: https://elpais.com

Ultrarunners…

Grecia, año 2007, un pequeño y desconocido polaco, lidera la ultramaratón por excelencia, la Spartathlon. Piotr Kurylo, al que muchos están tomando por loco a estas alturas, lleva horas escapado en primera posición, perseguido por el vigente campeón de la prueba, la leyenda viva de EEUU, Scott Jurek.

Piotr, cuya única referencia para los demás es haber acabado la prueba el año anterior, apenas una hora antes del cierre de meta, va lanzado como un kamikaze hacia Sparta. A estas alturas, Jurek lleva 193 kilómetros de carrera, y ha descolgado a la élite de la prueba, tipos como Valmir Nunes (ganador en 2001), Markus Thalmann (ganador en 2003), Jens Lukas (ganador en 2004 y 2005) y el japones Sekiya Ryoichi (ganador en 2002 y 2009)…….pero no logra alcanzar al jodido polaco.

Mientras tanto, toda la atención de la prueba se la lleva Piotr, sobre todo cuando se destapa una noticia que deja a todos boquiabiertos: el polaco ha llegado a la salida en Atenas, ¡¡¡ corriendo desde Polonia !!! El tipo ha recorrido 2800 kms, tirando de un carrito de bebé “tuneado” para la ocasión, con todo lo necesario para sobrevivir las seis semanas que ha durado su viaje (una media aproximada de 70kms diarios).

Finalmente, Jurek consiguió adelantar a Piotr en la oscuridad de la noche, y apretó el ritmo para desaparecer de su vista, y simular encontrarse mucho mejor de como en realidad se encontraba (no quería que el polaco se viera con posibilidades y le amargara la fiesta). Al final, “el hombre del carrito” (como empezaron a llamarle), llegó a meta en segunda posición, con un tiempo de 24 horas 29 minutos 41 segundos, y se desmayó a los pies de la estatua de Leónidas.

Básicamente, después de su gesta, Piotr recibió lo mismo que el resto de corredores llegados a meta, una corona de laureles y un sorbo de agua……y a día de hoy sigue siendo prácticamente un desconocido (casi seguro que es la primera vez que lees sobre esta historia y sobre Piotr). En esencia, esto es lo que mantiene vivo el espíritu de los ultramaratones: si no hay premio en metálico, ni fama, los necios y el dopaje se mantienen alejados. Pero ¿cuanto va a durar sin corromperse?

Coge una carrera a pie, donde no haga falta correr, llámala “Ultra”, y agotaras dorsales. Tendrás cientos de personas ( que apenas aguantan corriendo 20 kilómetros a ritmo decente sin pararse) creyéndose ultrafondistas, o ultrarunners (que suena mejor). En un par de ediciones, una marca fuerte verá el filón, y patrocinará la misma. Ahora, has conseguido un negocio, no una carrera, donde una legión de caminantes (disfrazados de polaco) protestan por el polvo del camino y por la calidad de la prenda “finisher” ; una manada de insolentes, a los que no conformarías con un puñado de laurel y un sorbo de agua.

Si observas internet, hay pruebas que parecen el Mayo de las Comuniones, donde hay mas preocupación por el menú y el álbum de fotos, que por el acto en si y su esencia. Se dedica mas tiempo a escoger el traje, que a preparar la ceremonia. Luego, todos la mar de monos en la linea de salida, y en las fotos de meta……..si se llega….

Correr es correr, al menos respetemos eso.

Podemos correr por correr, a diario, sin tener que demostrar nada a nadie. Podemos correr en pruebas de 25 o 30 kilómetros, y acabar agotados, y pletóricos. Podemos correr un maratón, sin creernos anticuados, y sentir el orgullo de antaño. En cualquier caso, habremos corrido, en el sentido literal del verbo, y en la esencia del acto.

Incluso Piotr y Jurek, se vieron obligados a caminar en la subida al monte Parthenio, no por descanso, sino por imposibilidad y por cordura. No es algo que les haga débiles, es que la pendiente lo exige, como en otros momentos puntuales de la prueba. A veces hay que caminar, y punto.

Pero cuando se camina todo el rato, y lo que se hace “a veces” es lo de correr, queda claro que alguien ha bautizado mal la prueba, llamándola carrera. No todos podemos correr 70 kilómetros diarios durante seis semanas……y menos tirando de un carrito. No todos podemos acumular mas de 100 kilómetros semanales en las piernas. No todos nacimos en lo alto de una montaña, o nos caímos de pequeños en la marmita de Panoramix el druida.

No todos podemos ser ultrafondistas……..o al menos no podemos serlo sin pagar el precio. Un precio que supone horas sin descanso, sin otro ocio que correr, y conseguir asimilarlo. Un precio que supone delgadez, dolor corporal, y conseguir no caer lesionado. Un precio que supone ausencias y horarios, cambios de humor, y conseguir no trastornar un hogar, ni las relaciones humanas. Todo ello quizás, por un puñado de laureles y un sorbo de agua.

Correr es correr, y eso quizás si que podemos hacerlo, no uniendo Atenas con Sparta, pero al menos despegando los pies del suelo, fieles a la definición del acto. En una sociedad de disfraces y de engaños, de perfiles retocados, de reality shows, donde todo el mundo finge ser quien no es para acumular seguidores, todo está contaminado……todo el mundo juega al mismo juego de tramposos.

Piotr Kurylo lo dio todo, hasta caer desplomado, corriendo con las reglas del correr, en la madre de todas las carreras……..y para el mundo no es mas que un desconocido. Creo que al menos merece estos renglones, destapar por un día su difícil nombre, y que alguien mas ,que se dice ultrafondista, conozca su hazaña. Correr siempre será correr, aunque se empeñen en disfrazarlo.

Fuente: http://livanvivo.blogspot.com.es

Spiriman…

Spiriman, una aplicación práctica de “todo el mundo tenemos un precio, y, quien no está en venta, tiene algo que perder“.

Siento enormemente comunicaros que mañana no asistiré a la concentración que yo convoqué. Cuando luchas contra una presidenta corrupta y sinvergüenza, como todo su equipo de lameculos cortijeros y viendo la cantidad de gentuza implicada, no sirve de nada que salgamos 80000, 100000 que un millón. Se lo pasan por el forro estos auténticos HIJOS DE PUTA.
Tenemos lo que nos merecemos.

Pero yo tengo una familia que vale más que todo eso. Y no voy a anteponer eso ante nada. Espero que lo entendáis. Continuaré ejerciendo como presidente de la Asociación Justicia por la Sanidad hasta terminar con todos los procedimientos judiciales que se han puesto en marcha hasta que finalicen. Un abrazo enorme a todos y ojalá algún día vuelva a creer que todo es posible, cosa que dudo porque hay mucho mierda y cobarde en este mundo. Y mucha envidia. Y no os preocupéis por mi, de verdad. Estaré de cojones. Sé valorar y disfrutar mi vida a tope y me rodea una familia EXTRAORDINARIA. No como otros que considero degenerados y muy malas personas. Allá ellos. Cada uno recogerá lo que siembra y se merece. Yeah!

Fuentes:

Deportividad…

Se enfrentaban el Málaga CF y El Palo en un choque clásico en el fútbol provincial. Corría el minuto 50 y el resultado era favorable a los blanquiazules por 3-1. El colegiado señala un saque de esquina y el malaguista Carlos se dirige a botar el córner. Cuando el balón viaja por el aire camino del punto de penalti, a media altura, en ese mismo instante, en un campo anexo en el que se disputa otro partido, suena el silbato del árbitro que allí pita su correspondiente partido.

Un jugador de El Palo detiene el balón con las manos dentro del área creyendo que el pitido procedía de su colegiado y que la jugada estaba invalidada. Ante el asombro del jugador paleño, el árbitro indica la pena máxima favorable al Málaga. El entrenador visitante le protesta al colegiado la anómala situación pero éste no da su brazo a torcer. Dice que hay que lanzar el penalti y que él no pitó cuando el balón estaba por los aires.

Era el minuto 5 de la segunda parte. El Palo había salido del vestuario, tras el descanso, decidido a acortar distancias en el marcador para intentar entrar en el partido. El penalti parece ser la sentencia definitiva si es que el Málaga acierta con la portería del rival desde los 11 metros. Rafa Verdú Salerno, conocido entre sus compañeros como Rafa, coloca el balón en el punto de penalti y antes de lanzar intercambia una mirada cómplice con su entrenador (Andrés Domínguez). Todos los aficionados apostados en las gradas esperan que Rafa ´enchufe´ el balón fuera del alcance del guardameta paleño. El posible 4-1 suena ya a definitivo.

El colegiado pita y Rafa se va hacia el balón y le pega con el interior del pie raso y muy suave para que el esférico llegue sin problema alguno a las manos del cancerbero paleño. El graderío estalla en aplausos pese a no entrar el balón. El joven Rafa, de tan sólo 11 años, falló el penalti, pero dio una lección de ´Juego Limpio´.

Fuente: www.laopiniondemalaga.es

Similar: El Sevilla alevín gana en los penaltis y entrega la copa al Espanyol

Similar en ajedrez: Un ejemplo insólito de juego limpio en la Copa del Mundo de Ajedrez

Similar en el Dakar: “He hecho trampas, echadme del Dakar”

No todos los héroes usan capa, algunos llevan sombrillas…

Sufrió el escarnio de sus paisanos, fue insultado y hasta le arrojaron basura. había regresado de un viaje a Francia a principios de 1750, y fue el primero en llevar un paraguas por las lluviosas calles de Londres.

La gente estaba indignada. Gritaban y se burlaban de Hanway a su paso. Otros simplemente miraban pasmados. ¿Quién era aquel extraño hombre al que parecía no importarle estar cometiendo un pecado social?

Eran unos tiempos y un lugar en el que los paraguas eran estrictamente tabú. En la mente de muchos británicos , el uso de paraguas era síntoma de debilidad de carácter, particularmente entre los hombres. Pocas personas se atrevieron a ser vistas con un aparato tan detestable y afeminado. Llevar un paraguas cuando llovía era incurrir en ridículo público.

Los ingleses lo consideraban un artefacto demasiado afrancesado, ya que allí, llegado del lejano Oriente, mantuvo durante siglos a los nobles protegidos del sol. El paraguas -para la lluvia- había comenzado a usarse en Francia a principios del siglo XVIII cuando el comerciante parisino Jean Marius inventó uno, ligero, plegable, y con materiales impermeabilizantes.

En 1712, la princesa francesa Isabel Carlota compró uno de los paraguas de Marius. Poco después, se convirtió en un accesorio imprescindible para las damas de todo el país.

Jonas Hanway, siempre terco, prestó poca atención al estigma social. Los más perjudicados por esta moda serían los comerciantes y los taxis (carruajes de caballos). Los negocios vendían más en los días de lluvia, pues la gente se resguardaba en ellos. Y los carruajes iban provistos de una lona protectora, con lo cual la demanda era más alta.

Temiendo una bajada drástica de sus ingresos, muchos conductores arreciaron violentamente contra Hanway. Según la revista de historia británica Look and Learn, cuando lo veían pasar le arrojaban basura. En una ocasión, un conductor incluso quiso atizarlo con su látigo. Hanway reaccionó usando su paraguas para “darle al hombre una buena paliza”.

A la muerte de Hanway en 1786, el uso del paraguas estaba ya casi extendido. En los días de lluvia, cada vez se veían más personas caminando por las ciudades y pueblos sosteniendo sus sombrillas de forma orgullosa y sin miedo. Todo gracias a un valiente que desafió las normas sociales de la época.

Fuente: http://hdnh.es

Criterio propio…

PetrovStanislav Petrov. Este héroe del que prácticamente nadie ha oído hablar salvó al mundo hace casi 33 años de un apocalipsis atómico. Esta es su historia:

Corría el año 1983, plena guerra fría, pero tan caliente como no lo había estado desde la crisis de los misiles en Cuba. El 23 de marzo, el entonces presidente, Ronald Reagan, lanzó la Iniciativa de Defensa Estratégica, conocida también como “guerra de las galaxias”, acusando a Rusia de ser “El Imperio del Mal”.

Reagan no estaba solo. Contaba con Juan Pablo II como gran aliado contra el comunismo. EE.UU y la OTAN planeaban colocar misiles en Alemania Occidental y organizaban un ejercicio militar en Europa. Todo parecía estar perfectamente medido para poder acabar con la URSS.

Pero los líderes de la Unión Soviética recordaban cómo durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler había engañado a Stalin con el pretexto de un ejercicio y había, así, lanzado la Operación Barbarroja, el plan para invadir la URSS.

Permitir que se repitiera era inadmisible.

Se prepararon para lanzar todo su arsenal al recibir el primer indicio de ataque nuclear, por lo que la tensión era máxima.Hasta tal punto que el 1 de septiembre de ese mismo año, un avión comercial surcoreano entró por error en el espacio aéreo soviético y no dudaron en derribarlo matando a 269 personas, incluido un senador y varios ciudadanos norteamericanos.

Esta historia no pudo haber llegado en peor momento.

En la noche del 25 de septiembre de 1983, un Coronel de 44 años de la sección de inteligencia militar de los servicios secretos de la Unión Soviética llegaba a su puesto de mando en el Centro de Alerta Temprana de la inteligencia militar, desde donde coordinaba la defensa aeroespacial rusa.

Continue reading “Criterio propio…”

Informáticos que apostaron por la libertad…

Richard Stallman

Richard_StallmanEs considerado el padre del movimiento Software Libre (no confundir con el  open source  o código abierto, del rechaza su atribuida paternidad, y que si fuese cierta, habría sido por inseminación artificial y sin su consentimiento). El Software Libre es un movimiento o filosofía que añade un cariz ético fundamental al pragmatismo del Open Source. Es la cabeza de la FSF (Free Software Fundation) organización dedicada a la defensa del software libre. De joven se convirtió en hacker del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusets), un sitio en el que la informática se desarrolla en un ámbito académico libre y de un modo abierto. Su ideología se comienza a fraguar en el inicio del auge de las licencias privativas de software que fomentaron el código oculto; el momento en el que la informática se populariza con la llegada del ordenador personal.

Apuesta por la libertad del ser humano, y para conseguirla, las personas deben garantizar el control sobre sus herramientas. Defiende que el código oculto acaba con la libertad individual al no permitir el control total de una de las principales herramientas de la sociedad moderna, la informática. El software privativo no solo pone al servicio de las corporaciones información sobre el individuo, sino que tiende a perpetuar esta situación de dependencia de muchos modos, entre los que se puede destacar la “imposición” de su uso en las escuelas y organismos públicos. Defiende su ortodoxia filosófica afirmando que la libertad sólo se logra cuando el individuo valora su libertad, y en este aspecto no acepta medias tintas.

Su principal apuesta para lograr la defensa de sus principios consiste sencillamente en la argumentación incansable de un profundo, riguroso y bien estructurado ideario por todos los rincones del mundo. Actualmente puedes encontrarte al carismático hacktivsta en cualquier región del planeta dando una conferencia. Un consejo, no pierdas la oportunidad de asistir.

Julian Assange

Julian_AssangeEs quizá el más conocido de los programadores que han pasado a la acción como hacktivista. Fundador, editor y portavoz de Wikileaks. Si bien se adentró en el mundo de la informática muy joven y tiene una gran reputación como hacker en sus inicios, donde fue capaz de vulnerar la seguridad de grandes organizaciones como la NASA, sacar a la luz una ingente cantidad de secretos gubernamentales (especialmente norteamericanos) fue lo que le hizo famoso internacionalmente.

Plantea la verdad como motor del cambio. Su código ético podría resumirse con la frase evangélica: “La verdad os hará libres” (Jn 8,32). Sostiene la idea de la conspiración como la forma de gobierno dominante, en donde los conspiradores mantienen su poder a través de tramas de corrupción que sólo pueden sobrevivir ocultas en una intrincada red de mentiras.

Su principal apuesta para desenmascarar estas telarañas fue la revolucionaria idea de crear un buzón seguro, donde los informantes pudiesen enviar, manteniendo el anonimato, información relevante sobre redes conspirativas para debilitarlas. La seguridad se garantizaba a través del uso de la criptografía permitiendo gozar de un anonimato absoluto de las fuentes, incluso para los propios miembros de Wikileaks.

Continue reading “Informáticos que apostaron por la libertad…”

Misionera en Perú…

PerúRespecto al talante de estas religiosas, me sorprendió que pedí un ventilador para librarme de los mosquitos y combatir mejor el calor. Me explicaron que no tenían, pues ellas trataban de vivir al mismo nivel que los nativos y como ellos no usaban ventilador, tampoco ellas. La misma respuesta obtuve cuando solicité un tenedor.

Fuente: Reportaje “La selva da pocas oportunidades”  (Los Ríos – Gure Misioak Gaur).

Matt Harding – Dancing 2012

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de Matt Harding, ese un norteamericano que se fue a dar la vuelta al mundo y se grabó haciendo un baile tontorrón delante de cada monumento representativo de los países que visitaba. Pues bien, tras años de espera nos deleitó en 2012 con una nueva entrega, posiblemente la más trabajada y emotiva, para hacernos ver que el mundo es un lugar más pequeño de lo que pensamos:

¿Y quién es uno?

¿Y quién es uno? Pues no se sabe muy bien. Porque como uno se va haciendo a lo largo de la vida, va cambiando de una manera o de otra. Pero en el interior de cada uno, siempre que se haya aprendido a pensar libremente, hay una especie de brújula que, si bien muchas veces no nos dice lo que tenemos que hacer, casi siempre nos dice lo que no tenemos que hacer. Y esa voz interior hay que saber escucharla. Uno va andando, vacilando, dice: voy a ir por aquí, y se encuentra con que la brújula le dice que no. Y así, titubeando, llega uno a los 96 años. A mí me preguntan ¿qué piensa usted de usted mismo? Pues que he llegado a ser un aprendiz de mí mismo bastante bueno. Me parezco bastante a lo que yo quería hacer con José Luis Sampedro. No es una gran cosa, ni mucho menos, pero para mí significa mucho llegar a ser lo más parecido a lo que quería ser.

Fuente: www.jotdown.es

Dando ejemplo…

A raíz del documental Comprar, tirar, comprar nos cruzamos con el siguiente vídeo: un chaval participa en un concurso de ideas acerca de “Cómo generar menos basura presentando este pequeño corto en el que busca concienciar acerca de la obsolescencia programada.

El participante se alza con el tercer premio, que irónicamente es un Ipod, dispositivo duramente criticado por la artificialmente escasa vida útil de la batería, entre 8 y 12 meses, y la imposibilidad de cambiarla, forzando al consumidor a adquirir uno nuevo. Aún así, todo un caramelo para cualquier adolescente. Pues bien, en un alarde de coherencia con sus principios rechaza el premio ante la sorpresa de los asistentes:

ACTUALIZACIÓN: El chaval en cuestión se llama Dani y ha creado un blog en el cual comparte su experiencia.

Fuente: www.youtube.com

Gordillo y los medios de desinformación…

Agosto estaba siendo una balsa de aceite entre “medalla y medalla”, hasta que llegó el SAT como un maremoto capitaneado por Gordillo (hemeroteca) y se lió, vaya si se lió.

Más allá de inútiles debates, buscando desviar la atención del objetivo de la acción, acerca de si fue o no un robo, asalto y derivados, mejor aplicar el sentido común: la finalidad no era robar. El resto dejémoslo para los entendidos en leyes. Ya tendrán tiempo de decidir los jueces, que no la justicia.

Interese posiblemente más centrar el foco en cómo los medios de comunicación de masas han salido al paso con una fuerte campaña de difamación contra el relativamente mediático alcalde, quizás asustados por la repentina relevancia de dicho personaje, pues lo que faltaba…¡que ahora el nacionalismo de izquierdas cogiese también aire por Andalucía al más puro estilo Bildu! Un Chávez a la española, ¡qué menos!

La típica maquinaria anti-político de manual se puso en funcionamiento lanzando el torpedo a la línea de flotación: la coherencia. Nunca falla, pensarían. Hasta ahora. Uno tras otro los ataques han sido contestados sin réplica posible por Gordillo. No lo cuento, lo comparto:

Continue reading “Gordillo y los medios de desinformación…”

Un grifo para todos…

nino_aguaRyan Hreljac, Canadá (3/5/1991) tenía sólo 6 años cuando decidió poner en orden su pequeño mundo. Si él podía disponer de agua potable abriendo un pequeño grifo ¿Por qué al otro lado del planeta no podían hacer lo mismo? Con esta lógica aplastante, modelo y ejemplo fagocitador de otros proyectos considerados adultos, nació de sus manos Ryan’s Well, la empresa más fascinante que un niño de su edad haya emprendido jamás. Fue tal el empeño que hoy, con tan sólo 17, preside una de las mayores ONG para la implantación de modelos de desarrollo en la crisis de agua. Desde entonces y hasta ahora ha dado servicio de agua potable a 577.640 personas.

Lo que convierte esta entrañable historia en un ejemplo para nuestro legado heroico es la precocidad, el empeño y la perseverancia de un niño de tan sólo 6 años por imponer sus ‘crudas’ convicciones. El magnetismo de sus acciones ha contagiado a miles de empresas y personas mayores que él, tal vez humilladas en la comparación objetiva. Todo ello ha permitido, a través de lo que Ryan describe como el ‘Ripple Effect’(efecto Onda); que el sueño de un niño por tener “Agua potable para todos” se convierta, poco a poco en realidad.

La historia.

Un día del inolvidable invierno de 1998, en Kemptville (Ontario) localidad natal de Ryan, la profesora del Colegio St. Michael, Mrs Nancy Prest estaba dando una pequeña charla a su clase de primer grado sobre las condiciones y salubridad de los estudiantes de su misma edad que vivían en África. Preguntó a sus alumnos si sabían cual era la primera causa de muerte entre sus homónimos los africanos. Todos los niños convencidos de que era la escasez de alimentos se sorprendieron al saber que es la mala calidad del agua que beben lo que diezma las aulas de sus ‘antípodos‘.

Ryan Hreljac quedó muy extrañado por la falta de ‘agua limpia’ y preguntó a Nancy cuanto costaba un grifo en África. Mrs Prest, desconcertada, anticipó a Ryan una cifra que había leído en algún documento: 70 dólares por una bomba extractora. Ese mismo día al llegar a casa, Ryan, que todavía estaba aprendiendo a conocer el valor monetario de las cosas; pidió a su madre el dinero para comprar un grifo y enviarlo por correo.

Continue reading “Un grifo para todos…”

Copyright © 2018 Raiden.tk