Habeas Corpus…

La pretensión del «Habeas Corpus» es establecer remedios eficaces y rápidos para los eventuales supuestos de detenciones de la persona no justificados legalmente, o que transcurran en condiciones ilegales. Por consiguiente, el «Habeas Corpus» se configura como una comparecencia del detenido ante el Juez; comparecencia de la que proviene etimológicamente la expresión que da nombre al procedimiento, y que permite al ciudadano, privado de libertad, exponer sus alegaciones contra las causas de la detención o las condiciones de la misma, al objeto de que el Juez resuelva, en definitiva, sobre la conformidad a Derecho de la detención.

La eficaz regulación del «Habeas Corpus» exige, por tanto, la articulación de un procedimiento lo suficientemente rápido como para conseguir la inmediata verificación judicial de la legalidad y las condiciones de la detención, y lo suficientemente sencillo como para que sea accesible a todos los ciudadanos y permita, sin complicaciones innecesarias, el acceso a la autoridad judicial.

En fin, la ley está presidida por una pretensión de universalidad, de manera que el procedimiento de «Habeas Corpus» que regula alcanza no sólo a los supuestos de detención ilegal –ya porque la detención se produzca contra lo legalmente establecido, ya porque tenga lugar sin cobertura jurídica–, sino también a las detenciones que, ajustándose originariamente a la legalidad, se mantienen o prolongan ilegalmente o tienen lugar en condiciones ilegales.

Fuente: Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo, reguladora del procedimiento de «Habeas Corpus».

Inmunidad de grupo…

La inmunidad de grupo o rebaño es lo que nos permite eliminar virus mediante el uso de vacunas. El porcentaje de población que es necesario vacunar para alcanzar la inmunidad de grupo se calcula en base al índice reproductivo básico (R0), que consiste en el promedio de personas a las que cada persona con el virus infectaría en condiciones normales o sin ningún tipo de intervención sanitaria o gubernamental, teniendo en cuenta la capacidad de infección de la enfermedad y su forma de propagación.

Numerosas enfermedades han sido erradicadas en muchos países gracias a la inmunidad de grupo a través de los programas de vacunación. Sin embargo, la inmunidad de rebaño no es algo que se pueda conseguir dejando que el virus se propague de forma natural.

Pongamos como ejemplo el sarampión, una enfermedad causada por un virus que ha existido en los seres humanos durante siglos. Se trata de una enfermedad altamente infecciosa con un R0 de 15, lo que significa que un niño con sarampión puede infectar de media a otros 15. Por lo tanto, alrededor del 95% de las personas necesitan ser resistentes a la enfermedad para que toda una población alcance la inmunidad de grupo.

La mayoría de las personas que se recuperan de una infección por sarampión producen una buena respuesta inmunológica que les protege durante el resto de su vida. Pero aún así, antes de que existiera la vacuna, el sarampión era una enfermedad infantil muy común. Cada nueva generación de niños era susceptible y no había suficientes personas que se volvieran inmunes de forma natural como para producir la inmunidad de grupo.

Los científicos creen que el valor R0 del SARS-CoV-2 está entre 4 y 6, algo similar al del virus de la rubeola. El porcentaje de vacunación necesario para crear inmunidad de grupo y erradicar la rubeola es del 85%.

Otros coronavirus (incluyendo el Sars, el Mers y algunos virus del resfriado común) no producen una respuesta inmunológica permanente como es el caso del sarampión. Según algunos estudios sobre la COVID-19, incluso en los lugares donde se han concentrado un gran número de casos y fallecimientos durante los últimos meses, menos del 10% de la población muestra signos de contar con una respuesta inmunológica contra la infección.

Es algo que sugiere que los índices naturales de resistencia al virus están muy lejos del 85% necesario para la inmunidad de grupo. Por lo tanto, sin vacuna el virus podría volverse endémico, presente de forma permanente entre la población al igual que los coronavirus que causan los resfriados.

Fuente: https://magnet.xataka.com

Hiroshima y Nagasaki…

El piloto del bombardero B-29 Enola Gay, que lanzó Little Boy sobre Hiroshima, el coronel Paul Tibbets bautizó el avión con el nombre de su madre.

La defensa aérea nipona detectó la llegada de los B-29 que lanzaron las bombas con suficiente antelación pero como se trataba de escuadrones muy pequeños, de tan solo 3 y 2 aviones, consideraron que no podían hacer mucho daño o que tal vez eran aviones de reconocimiento, por lo que no enviaron cazas para interceptarlos.

Little Boy estaba fabricada con todas las reservas mundiales disponibles de uranio enriquecido en esa fecha.

Los días previos, la aviación estadounidense había estado lanzando panfletos desde el aire instando a la población civil a que abandonasen las ciudades, ya que iban a ser aniquiladas. Los panfletos fueron considerados como propaganda y contar la verdad no funcionó.

El punto más seguro de Hiroshima, a pesar de estar a tan solo 300 metros de la zona cero, fue la cámara blindada del banco Teikoku, construida por la empresa norteamericana Mosler Safe Company en 1925. La puerta acorazada quedó chamuscada por fuera pero todo el interior se conservó intacto.

Hubo unos 165 japoneses a los que les cayó encima la bomba atómica de Hiroshima, sobrevivieron, se trasladaron a Nagasaki y les volvió a caer encima la segunda, Fat Man, sobreviviendo de nuevo, convirtiéndose en doble hibakusha. El caso mejor documentado es el del ingeniero Tsutomu Yamaguchi.

Vestir de blanco incrementaba las posibilidades de salir con vida: El estudio de las heridas en los hibakusha demostró que la radiación termal es reflejada por los colores blancos y atraída por los colores oscuros. Las personas que iban con camisa a rayas el día de los ataques, quedaron con la piel quemada a rayas.

Contrariamente a la creencia popular, las sombras de personas que quedaron grabadas en suelo y paredes, no son a causa de que la víctima quedase vaporizada inmediatamente por la explosión. Tal efecto hubiera sido imposible. Se calcula que el calor generado por la explosión era de entre 3.000 y 4.000ºC, temperatura que hubiera dejado huesos o cuerpos carbonizados, como sucedió en la realidad. Los cuerpos de las víctimas que dejaron las sombras de la muerte en Hiroshima, fueron retirados en algún momento tras la explosión.

En primer plano de la imagen, la Cámara de Industria y Comercio, también llamada coloquialmente la cúpula Genbaku. El edicifio aguantó la detonación ya que Little Boy estalló casí encima, por lo que las columnas aguantaron la fuerza de la onda expansiva hacia abajo. Actualmente es parte de un museo dedicado a la paz mundial.

Hiroshima y Nagasaki no fueron los bombardeos más graves de la SGM: Causaron todavía más víctimas el bombardeo incendiario de Tokyo, el 9 y 10 de marzo de 1945, con 120.000 bajas o el bombardeo intensivo de Hamburgo, con 42.600 víctimas, más que las inmediatas de Hiroshima. Por comparación, en la matanza de Nanking, las tropas imperiales habían aniquilado a entre 100.000 y 300.000 civiles chinos.

Fuente: http://col2.com/

Cortar, copiar y pegar…

Lawrence G. «Larry» Tesler inventó un proceso por el cual se podría capturar texto y enviarlo a una memoria interna de la computadora. Fue la compañía Apple quien popularizó los mecanismos de copiar, cortar y pegar en sus sistemas operativos y aplicaciones, a través de la computadora Lisa y Macintosh a principio de los años 1980.

Ya en ese momento se asoció estas acciones con las letras correspondientes para sus atajos rápidos de teclado que más tarde adoptaría también Windows:

    • Ctrl+X: para cortar, debido a la forma en tijera de esta letra.
    • Ctrl+C: para copiar, por ser la inicial de «copiar».
    • Ctrl+V: para pegar, por proximidad en el teclado a las otras dos. La forma de la ‘V’ recuerda a la de un tubo de pegamento.

Fuente: https://es.wikipedia.org