Raiden.tk

El conocimiento nos hace libres…

Planchar la ropa…

La historia demuestra que planchamos desde antiguo: hace 2.400 años los griegos ya planchaban usando un cilindro de metal caliente. Dos mil años atrás, los chinos planchaban con sartenes llenas de brasas de carbón. Hace mil años los vikingos planchaban con una pieza de hierro caliente en forma de seta. Ya en el siglo XVII se empezaron a utilizar planchas de hierro que se calentaban en las brasas con una forma en delta similar a las actuales. Un siglo después se desarrollaron planchas que tenían brasas de carbón en su interior. La plancha eléctrica se inventó en 1882. Sorprendentemente, la historia apenas habla de las causas por las que planchamos la ropa. Hoy en día se nos han olvidado por completo.

Sin embargo, planchamos para resolver un problema terrible que produjo millones de muertos a lo largo de nuestra historia. Un problema de vida o muerte que nos dejó un recuerdo tan intenso en la memoria colectiva, que a día de hoy todavía seguimos planchando. Aunque el problema dejó de afectarnos hace más de 70 años, la inmensa mayoría de la gente que hoy en día plancha la ropa jamás ha oído hablar del mismo.

Fue un problema de salud pública. En concreto se planchaba para prevenir tres horribles enfermedades infecciosas que mataron a millones de personas. En su tiempo solo nombrarlas provocaba terror: el tifus, la fiebre de las trincheras y la fiebre recurrente epidémica. Aunque hoy en día estas tres enfermedades no nos preocupan (en buena medida gracias a que planchamos la ropa), sus consecuencias en la historia de la humanidad han sido tremendas: muchos epidemiólogos estiman que el tifus, la fiebre de las trincheras y la fiebre recurrente epidémica le han costado a la humanidad más muertes que todas las guerras juntas.

Pero ¿cómo es posible que el planchar la ropa pueda prevenir estas plagas?

La razón se encuentra en el vector común de estas 3 enfermedades: el piojo del cuerpo (Pediculus humanus humanus). Se trata de un parásito que necesita de la ropa para vivir. En ella viven adultos, ninfas y liendres (huevos). El piojo entra en contacto con el cuerpo humano para alimentarse, causando mucho prurito en la picadura. Al rascarse, las heces del parásito entran en la herida. Es en estas heces donde están las bacterias que provocan la enfermedad.

A veces se producen grandes infestaciones de estos piojos en zonas donde viven personas con menos recursos, lugares poco higiénicos con grandes concentraciones de gente. Así, en campos de refugiados, cárceles de países poco desarrollados y albergues de vagabundos pueden darse casos de infestaciones masivas. De hecho, la infestación con este parásito también recibe el nombre de “enfermedad del vagabundo”.

Es probable que los griegos y los chinos ya comprobasen que planchar la ropa eliminaba a los piojos del cuerpo. Pero no fue hasta la Guerra de Secesión Norteamericana, cuando algunos médicos y enfermeras dejaron registro de sus observaciones sobre como el planchar los uniformes mataba a los piojos e inactivaba sus huevos. Empezaron a recomendar a los soldados que plancharan frecuentemente su ropa -sobretodo en las zonas de costuras- para eliminar el parásito. Con ello previnieron el tifus.

No fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando el efecto del planchado se estudió rigurosamente. Varios estudios científicos en los dos bandos demostraron que planchar la ropa era el mejor medio de evitar los piojos que transmitían tan terribles enfermedades. Hervir la ropa también era muy eficaz. Las enfermeras desarrollaron una importante labor didáctica en este sentido y la práctica del planchado se generalizó.

Fuente: www.tendencias21.net

Copyright © 2019 Raiden.tk